Intersantisima la ponencia de este hombre, Emilio Duró, un camino muy certero hacia la felicidad.